Comienza el curso con buenos hábitos.

El inicio del curso escolar es un momento apropiado para incorporar estas recomendaciones la rutina, tanto de los niños como de los adultos y para que las familias adquieran hábitos de vida más saludables, con los que combatir la obesidad, el sedentarismo…

Desayuno.

El desayuno es la comida más importante del día y debe realizarse sin prisas y sin estrés. Un buen desayuno permite mejorar el rendimiento en la escuela y ayuda a mantener un peso adecuado. Debe proporcionar al niño entre el 20% y el 35% de la ingesta energética diaria.

Deporte. 

Incluir un deporte entre las actividades extraescolares:  los niños en edad escolar deben hacer como mínimo una hora diaria de actividad física, el ejercicio físico previene la aparición de obesidad, mejora el rendimiento escolar y el estado anímico de los niños.

Reducir el consumo de sal a 3 gramos al día en los menores de 7 años; 4 gramos diarios entre los 7 y 10 años, y 5 gramos/día para los adultos.

Caminar: hacer a pie aquellas distancias que sean posibles, para fomentar las actividades al aire libre y limitar el tiempo frente a las pantallas.

Evitar que la mochila pese más del 10%-15% del peso corporal del niño. Preferir las mochilas con correas anchas y acolchadas, o los carritos.
Dormir entre 9 y 11 horas, ya que una correcta higiene del sueño favorece el aprendizaje, la asimilación de experiencias y el crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *